4to Congreso de Filantropía Estratégica

En palabras de Emilio Guerra Díaz:     931519

Las alianzas entre fundaciones son altamente productivas cuando hay talento entre los socios para incluir sus puntos de vista. La semana pasada tuvo lugar el IV Congreso de Filantropía Estratégica organizado por la Fundación José S. Healy y la Fundación de la Universidad Autónoma de Baja California para llevar por primera vez la sede a la ciudad de Tijuana pues las tres primeras ediciones se llevaron a cabo en Hermosillo, Sonora.

931523

Este evento poco a poco se consolida como uno de los más importantes de la región por hacer eco del nombre que eligieron: Filantropía Estratégica. El adjetivo viene bien porque siempre gana al pensamiento la idea de que la filantropía es caridad y en verdad tiene un lado que apoya a la asistencia pero también afecta positivamente al desarrollo comunitario y social.

¿Pero qué significa hacer o impulsar filantropía estratégica? Tiene que ver con la continuidad, la apropiación y con el involucramiento de la comunidad en sus instituciones.

                                                                                      

En otras palabras está profundamente relacionada con la sostenibilidad. Para contribuir al significado del concepto se puede hacer referencia a lo que en repetidas ocasiones ha dicho Don Carlos Slim: “Lafilantropía no resuelve la pobreza”. Pues claro que no.

931420

Esa es la visión de “filantropía a secas”. Esa idea parece alentar dar donaciones para caridades. En cambio, la filantropía estratégica busca crear y establecer procesos para que las instituciones sean dinámicas, se adapten a los cambios, sepan leer nuevas necesidades y ofrecer propuestas innovadoras con servicios a los que accedan personas y comunidades que no son atendidas por el mercado o suficientemente por el estado. Lo estratégico deviene de que las organizaciones filantrópicas sean capaces de elegir sistemas de gestión que agreguen valor, compartan valor y generen valor como lo hace una empresa lucrativa.

La diferencia en el sector es que el remanente permanece en la causa para que esta continúe. Si quiere un ejemplo puede ver la historia de la Universidad Harvard como modelo de sostenibilidad a lo largo de siglos.

La filantropía no resolverá la pobreza, ni es su propósito, pero a la filantropía estratégica le importa desarrollar un poder ciudadano que compense o equilibre el poder político y el económico. Le importa transferir conocimientos y detonar capacidades para el emprendimiento y para la gestión de recursos de una manera eficiente. Le interesa pues, desarrollar la economía no lucrativa tan ajena a nosotros por su invisibilidad.

931241

De esta manera, los participantes en el IV Congreso recibieron consejos en diversos temas que tienen que ver con la sustentabilidad de sus organizaciones. Al respecto Robert Ashcraft lo señaló muy bien en su conferencia “Horizontes de la Filantropía”, palabras más: La filantropía está cambiando más bien a ser una actitud, en el futuro se vislumbra cambios en la asistencia desde ella para ser más efectivos. Son los jóvenes quienes impulsarán esta dinámica.                                                                                

Para transitar por ese horizonte tanto las fundaciones José. S. Healy como la de la Universidad Autónoma de Baja California incluyeron temas de vanguardia.

                                                                                                                                       

 

Categories

Contributors